LDB Arquitectura

Aula de cómputo para un convento

Ubicación: Escazú Centro, San José de Costa Rica

Proyecto Arquitectónico: Luis Diego Barahona

Cálculo Estructural: Ing. Juan Carlos Ortiz

Instalación Eléctrica: Arnulfo Coto

Construcción: Isidro Cordero

Año: 2001

Fotografía: Zermak Fotografía

 

El arquitecto * Luis Diego Barahona , nos presenta un muy buen ejemplo de arquitectura contemporánea en Costa Rica . La escala del proyecto nos es escusa cuando se trata de proponer una arquitectura inteligente, de líneas mínimas, de gran trasparencia y luminosidad.

 

Ubicada dentro del Convento de las Hermanas Betlehemitas, el Aula de Cómputo se diseñó para uso de las 45 niñas residentes en el centro. Dicha obra cuenta con un programa funcional bastante sencillo -nueve computadoras y una pizarra-.

La propuesta resultó un volumen expresivo, liviano y transparente que se suma a la búsqueda de una arquitectura adaptada al sitio con un lenguaje contemporáneo.

 

Estructuralmente destacan los elementos metálicos de las fachadas norte y sur los cuales junto con los ventanales permiten la vinculación entre el aula y los jardines inmediatos. Con un área de 28 m2 y un limitado presupuesto equivalente a $10 000, el aula enuncia un “gesto” franco que apoya la arquitectura vanguardista latinoamericana, donde la imagen seductora precede al concepto racionalista.

Camila Schumacher

La Nación

Costa Rica

2003

 

San José

Costa Rica

info@ldbarquitectura.com

(506) 22800670

2020

Ubicación: Escazú Centro, San José de Costa Rica

Proyecto Arquitectónico: Luis Diego Barahona

Cálculo Estructural: Ing. Juan Carlos Ortiz

Instalación Eléctrica: Arnulfo Coto

Construcción: Isidro Cordero

Año: 2001

Fotografía: Zermak Fotografía

 

El arquitecto * Luis Diego Barahona , nos presenta un muy buen ejemplo de arquitectura contemporánea en Costa Rica . La escala del proyecto nos es escusa cuando se trata de proponer una arquitectura inteligente, de líneas mínimas, de gran trasparencia y luminosidad.

 

Ubicada dentro del Convento de las Hermanas Betlehemitas, el Aula de Cómputo se diseñó para uso de las 45 niñas residentes en el centro. Dicha obra cuenta con un programa funcional bastante sencillo -nueve computadoras y una pizarra-.

La propuesta resultó un volumen expresivo, liviano y transparente que se suma a la búsqueda de una arquitectura adaptada al sitio con un lenguaje contemporáneo.

 

Estructuralmente destacan los elementos metálicos de las fachadas norte y sur los cuales junto con los ventanales permiten la vinculación entre el aula y los jardines inmediatos. Con un área de 28 m2 y un limitado presupuesto equivalente a $10 000, el aula enuncia un “gesto” franco que apoya la arquitectura vanguardista latinoamericana, donde la imagen seductora precede al concepto racionalista.