LDB Arquitectura

Vecinos se unen para cambiarle la cara al barrio Los Yoses

El objetivoes ejecutar 25 pequeñas acciones para mejorar el lugar

Se proponen arte público, ciclovías, microplazas y aceras más amplias

 

El barrio Los Yoses es un emblema de la ciudad de San José.

 

Nacida a finales de la década de 1940, esta zona ofrece hoy un balance entre residencias, comercios, oficinas y espacio público que la convierte en uno de los lugares más agradables para vivir cerca del centro de la capital.

 

Sin embargo, sus vecinos están seguros de que se puede realizar varias mejoras para beneficiarlos tanto a ellos como al comercio, la naturaleza y la vida de ciudad en general.

 

Los arquitectos Luis Diego Barahona y Eugenia Soto se dieron a la tarea de consolidar como un proyecto de “acupuntura urbana” esa serie de cambios propuestos por la asociación de vecinos.

 

Y así, esta noche, en el Instituto de México, ubicado 250 metros al sur de la Subarú, en ese mismo barrio, se presentaráel primer proyecto estructurado de acupuntura urbana que se ejecutará en el país.

 

Acupuntura. Mediante la acupuntura urbana –que hace referencia a la técnica tradicional china para curar mediante agujas– se ejecutan una serie de acciones pequeñas o medianas, las cuales, vistas como unidad, tienen el poder de marcar un cambio urbanístico.

 

Este concepto se ha desarrollado con éxito en barrios de Sao Paulo y Curitiba (Brasil), Moscú (Rusia), Bilbao (España), La Habana (Cuba) y Santiago de Chile.

 

“Se contrapone al modelo de intervenir a gran escala una zona y es algo más realista en un momento de recesión mundial. La acupuntura urbana permite hacer ciudad a un costo económico muy bajo”, dijo Barahona.

 

Los dos arquitectos proponen para Los Yoses desde la siembra de más árboles, el rescate de parques y el corredor biológico del río Ocloro, hasta la creación de espacios de arte público y poner nombre a todas las calles del Barrio.

 

“¿Dónde, sino en Los Yoses, podría estar la calle Derechos Humanos, tomando en cuenta que aquí está la sede de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por ejemplo?”, comentó Barahona.

 

En las lista de las 25 acciones también se encuentran la creación de unas 14 microplazas en sitios que actualmente son parqueos en la vía pública, la limpieza visual del Barrio y la creación de un punto de información turística.

 

En Los Yoses, formado por 30 cuadras, viven en la actualidad unas 3.000 personas y hay unos 300 negocios. En total, esa zona engloba poco más de medio millón de metros cuadrados entre el este del cantón de San José y el oeste del cantón de Montes de Oca.

 

Su conocido bulevar es el acceso para decenas de miles de personas cada día a la capital.

 

El proyecto propone situar a un mismo nivel las acercas y la calle marginal de ese bulevar para que los autos la usen de día y de noche, y se convierta en una zona de terrazas para cafés y restaurantes.

 

En este mismo eje se propiciará construir edificios de viviendas, de entre cinco y siete pisos.

 

El arquitecto Barahona expresó su deseo de que otras comunidades del país se organicen para crear iniciativas similares que les permitan mejorar las características de más barrios.

 

Este proyecto de urbanismo será apoyado por las embajadas de México, Bélgica, Italia y Chile, que tiene su sede o instituciones culturales en Los Yoses.

 

También se espera la colaboración de los comercios de la zona, de la Municipalidad de San José y de los vecinos.

El objetivoes ejecutar 25 pequeñas acciones para mejorar el lugar

Se proponen arte público, ciclovías, microplazas y aceras más amplias

 

El barrio Los Yoses es un emblema de la ciudad de San José.

 

Nacida a finales de la década de 1940, esta zona ofrece hoy un balance entre residencias, comercios, oficinas y espacio público que la convierte en uno de los lugares más agradables para vivir cerca del centro de la capital.

 

Sin embargo, sus vecinos están seguros de que se puede realizar varias mejoras para beneficiarlos tanto a ellos como al comercio, la naturaleza y la vida de ciudad en general.

 

Los arquitectos Luis Diego Barahona y Eugenia Soto se dieron a la tarea de consolidar como un proyecto de “acupuntura urbana” esa serie de cambios propuestos por la asociación de vecinos.

 

Y así, esta noche, en el Instituto de México, ubicado 250 metros al sur de la Subarú, en ese mismo barrio, se presentaráel primer proyecto estructurado de acupuntura urbana que se ejecutará en el país.

 

Acupuntura. Mediante la acupuntura urbana –que hace referencia a la técnica tradicional china para curar mediante agujas– se ejecutan una serie de acciones pequeñas o medianas, las cuales, vistas como unidad, tienen el poder de marcar un cambio urbanístico.

 

Este concepto se ha desarrollado con éxito en barrios de Sao Paulo y Curitiba (Brasil), Moscú (Rusia), Bilbao (España), La Habana (Cuba) y Santiago de Chile.

 

“Se contrapone al modelo de intervenir a gran escala una zona y es algo más realista en un momento de recesión mundial. La acupuntura urbana permite hacer ciudad a un costo económico muy bajo”, dijo Barahona.

 

Los dos arquitectos proponen para Los Yoses desde la siembra de más árboles, el rescate de parques y el corredor biológico del río Ocloro, hasta la creación de espacios de arte público y poner nombre a todas las calles del Barrio.

 

“¿Dónde, sino en Los Yoses, podría estar la calle Derechos Humanos, tomando en cuenta que aquí está la sede de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por ejemplo?”, comentó Barahona.

 

En las lista de las 25 acciones también se encuentran la creación de unas 14 microplazas en sitios que actualmente son parqueos en la vía pública, la limpieza visual del Barrio y la creación de un punto de información turística.

 

En Los Yoses, formado por 30 cuadras, viven en la actualidad unas 3.000 personas y hay unos 300 negocios. En total, esa zona engloba poco más de medio millón de metros cuadrados entre el este del cantón de San José y el oeste del cantón de Montes de Oca.

 

Su conocido bulevar es el acceso para decenas de miles de personas cada día a la capital.

 

El proyecto propone situar a un mismo nivel las acercas y la calle marginal de ese bulevar para que los autos la usen de día y de noche, y se convierta en una zona de terrazas para cafés y restaurantes.

 

En este mismo eje se propiciará construir edificios de viviendas, de entre cinco y siete pisos.

 

El arquitecto Barahona expresó su deseo de que otras comunidades del país se organicen para crear iniciativas similares que les permitan mejorar las características de más barrios.

 

Este proyecto de urbanismo será apoyado por las embajadas de México, Bélgica, Italia y Chile, que tiene su sede o instituciones culturales en Los Yoses.

 

También se espera la colaboración de los comercios de la zona, de la Municipalidad de San José y de los vecinos.

Pablo Fonseca

La Nación

Costa Rica

2009

San José

Costa Rica

info@ldbarquitectura.com

(506) 22800670

2020