LDB Arquitectura

Arquitectura y crítica en Latinoamérica

Capítulos: Presentación: crítica y conceptos; Primera parte. Movimientos fundacionales: la legitimización de los maestros de la arquitectura moderna y las primeras teorizaciones, 1925-1969; Capítulo 1. Los inicios de la teoría de la arquitectura y el urbanismo en Argentina; Capítulo 2. Los pioneros de la teoría de la arquitectura en Brasil y Chile; Capítulo 3. Inicios de la teoría e historia de la arquitectura en México, Venezuela y Perú; Segunda parte. La consolidación de la teoría de arquitectura en Latinoamérica; Capítulo 4 La consolidación de la teoría de la arquitectura en Argentina; Capítulo 5. La búsqueda de una arquitectura y una teoría propia; Tercera parte. Las nuevas generaciones cosmopolitas de críticos; Capítulo 6. La consolidación de una nueva generación cosmopolita de críticos de arquitectura en Argentina; Capítulo 7. La nueva generación de críticos en Brasil, Chile, Perú y otros países; Conclusiones; Biografía y Anexo: reseña de 21 textos seleccionados.

 

Capítulo 7. La nueva generación de críticos en Brasil, Chile, Perú y otros países;

 

En Chile destaca la actividad crítica contemporánea de arquitectos como Fernando Pérez Oyarzún, autor de numerosos libros, catálogos y prólogos, como las ediciones de los textos de Juan Borchers o su librio compilatorio Le Corbusier y Sudamérica. Viajes y proyectos, Ediciones Arq, de la Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago de Chile, 1991. Por otra parte, Umberto Eliash, promotor de las Bienales de Arquitectura, profesor de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Chile en Santiago y de la Universidad del Desarrollo en Concepción, es autor de diversos libros, entre ellos el monográfico dedicado a Carlos Martner: arquitectura y paisaje. En Chile destaca la gran capacidad de concepción de arquitectos con obras, como Montserrat Palmer o José Cruz Ovalle. En este sentido, está teniendo una gran repercusión la conceptualización de un nuevo tipo de vivienda social evolutiva pensada por Alejandro Aravena, Andrés Iacobelli y un amplio equipo.

 

En Venezuela destacan tres autores distintos: el malogrado arquitecto y crítico Jorge Rigamonti; el que fue en los años noventa director de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Central de Venezuela, Azier Calvo Albizu; y el historiador de arquitectura Edgard Cruz.

 

En Costa Rica sobresale la labor de un joven arquitecto, Luis Diego Barahona, editor de la colección de libros y de los congresos Líneas, dedicada a arquitectos latinoamericanos, y editor de la revista Habitar durante cierto periodo.

 

En México destacan, en el campo de la historia, Enrique de Anda, que ha publicado una larga de serie de libros sobre la historia de la arquitectura mexicana, como Historia de la arquitectura mexicana (1995). Y la investigadora Louise Noelle, que ha revalorizado la obra de Luis Barragán, Alberto T. Arai y otros autores mexicanos, editando libros sobre su obra y su labor teórica; es autora, entre otros libros, de Arquitectos contemporáneos de México (1989).

 

En el trabajo de la crítica destaca el libro Nueva Arquitectura en América Latina: presente y futuro (1990) de Antonio Toca Fernández. En el terreno del ensayo sobresale Humberto Ricalde, fundador de la revista Trazos (1997). En la investigación sobre la arquitectura mexicana moderna, además del ya citado López Rangel, está todo el trabajo de Juan Ignacio del Cueto, que fue director de la revista Bitácora de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, y que a partir de su tesis doctoral, dedicada al exilio mexicano de los arquitectos españoles, se ha convertido en uno de los mejores especialistas en la obra de Félix Candela, autor de recopilaciones como Aquella primavera creadora… Cascarones de concreto armado en México/That Creative Spring…Reinforced Concrete Shells in México, Facultad de Arquitectura, UNAM, México D.F., 2008. En los últimos años, el crítico con más influencia en México es Miquel Adrià, de origen catalán, que creó en 1997 la revista Arquine y que ha desarrollado un amplio trabajo como arquitecto, crítico y activista cultural.

 

En Perú, además de la aportación a la historia de Pedro Belaúnde Martínez, coautor entre otras obras, de la citada monografía sobre Héctor Velarde, destaca la eclosión de una generación de jóvenes críticos de arquitectura. Entre las aportaciones contemporáneas debemos destacar dos. Por una parte, el libro de Elio Martuccelli, Arquitectura para una ciudad fragmentada (2000), que podemos interpretar como una lectura postmoderna de cuestiones muy similares a las que trató Miró Quesada. Martuccelli interpreta la evolución de la arquitectura peruana en los tres períodos de evolución de la ciudad de Lima: 1920-1945, la inquietud nacional; 1945-1970, el proyecto modernizador, del cual Miró Quesada y la Agrupación Espacio serían los pioneros y defensores; y 1970-1990, el desborde urbano en una ciudad que crece sin bordes, continuamente, cada día. Además, esta condición postmoderna es interpretada a partir de la tensión de diversas antinomias: lo singular y lo repetible, lo integrado y lo autónomo, lo figurativo y lo abstracto, lo particular y lo universal. La visión de Martucelli es muy crítica y se basa en el énfasis en la capacidad creativa de los arquitectos y de los artistas.

 

Y por otra parte, Wiley Ludeña Urquizo (1955), teórico formado en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Ricardo Palma, doctorado en Urbanismo en la Technische Universität de Hamburg, que se mantiene en la línea interpretativa marxista. Ludeña ha escrito numerosos libros y ensayos sumamente críticos. Aquí citaremos tres aportaciones: su ensayo sobre las “Ideas y Arquitectura en el Perú del siglo XX” (1997), su libro Arquitectura. Repensando a Vitruvio y la tradición occidental (2001) y el compendio Lima. Historia y urbanización en cifras. Período 1821-1970. (2004). El primer texto es un repaso sistemático de los escritos de los primeros teóricos de la arquitectura peruana (Velarde, Miró-Quesada, Harth-Terré, etc); uno de los pocos y más valiosos estudios de la evolución de la teoría en Perú. El segundo es un libro muy hábil, en el que el repaso a Los diez libros de arquitectura de Vitrubio le sirve para revisar los conceptos básicos de la arquitectura y construcción, la relación entre teoría y práctica, los mitos originarios de la arquitectura occidental, etc.

 

Todo ello visto desde una posición extremadamente crítica y rigurosa, que le permite reivindicar uno de los primeros tratados peruanos: Primer Nueva Corónica y Buen Gobierno compuesto por don Felipe Guaman Poma de Ayala, Señor y Príncipe, de 1614. El tercero, que responde a su línea de investigación en el terreno de lo social y lo urbano, es un estudio sistemático y abarcante de la evolución de la ciudad de Lima, con abundantes y valiosos documentos y cartografía.

 

Se ha de destacar, por último, a un autor que ha vivido en varios países latinoamericanos, Alberto Sato Kotani, nacido en Argentina, donde se tituló como arquitecto en 1972 en La Plata. Vivió muchos años exiliado en Caracas, desde 1977, donde publicó libros como Sentados en un siglo (1997) y junto a Juan Pedro Posani, la obra colectiva Debates y disquisiciones sobre el anón y el cambur (2000). Actualmente vive en Santiago de Chile, donde es decano de la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño de la Universidad Andrés Bello y ha editado el libro de ensayos Los tiempos del espacio (2010) en Nobuko.

Josep Maria Montaner

Editorial Nobuko

Argentina

2010

San José

Costa Rica

info@ldbarquitectura.com

(506) 22800670

2020

Capítulos: Presentación: crítica y conceptos; Primera parte. Movimientos fundacionales: la legitimización de los maestros de la arquitectura moderna y las primeras teorizaciones, 1925-1969; Capítulo 1. Los inicios de la teoría de la arquitectura y el urbanismo en Argentina; Capítulo 2. Los pioneros de la teoría de la arquitectura en Brasil y Chile; Capítulo 3. Inicios de la teoría e historia de la arquitectura en México, Venezuela y Perú; Segunda parte. La consolidación de la teoría de arquitectura en Latinoamérica; Capítulo 4 La consolidación de la teoría de la arquitectura en Argentina; Capítulo 5. La búsqueda de una arquitectura y una teoría propia; Tercera parte. Las nuevas generaciones cosmopolitas de críticos; Capítulo 6. La consolidación de una nueva generación cosmopolita de críticos de arquitectura en Argentina; Capítulo 7. La nueva generación de críticos en Brasil, Chile, Perú y otros países; Conclusiones; Biografía y Anexo: reseña de 21 textos seleccionados.

 

Capítulo 7. La nueva generación de críticos en Brasil, Chile, Perú y otros países;

 

En Chile destaca la actividad crítica contemporánea de arquitectos como Fernando Pérez Oyarzún, autor de numerosos libros, catálogos y prólogos, como las ediciones de los textos de Juan Borchers o su librio compilatorio Le Corbusier y Sudamérica. Viajes y proyectos, Ediciones Arq, de la Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago de Chile, 1991. Por otra parte, Umberto Eliash, promotor de las Bienales de Arquitectura, profesor de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Chile en Santiago y de la Universidad del Desarrollo en Concepción, es autor de diversos libros, entre ellos el monográfico dedicado a Carlos Martner: arquitectura y paisaje. En Chile destaca la gran capacidad de concepción de arquitectos con obras, como Montserrat Palmer o José Cruz Ovalle. En este sentido, está teniendo una gran repercusión la conceptualización de un nuevo tipo de vivienda social evolutiva pensada por Alejandro Aravena, Andrés Iacobelli y un amplio equipo.

 

En Venezuela destacan tres autores distintos: el malogrado arquitecto y crítico Jorge Rigamonti; el que fue en los años noventa director de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Central de Venezuela, Azier Calvo Albizu; y el historiador de arquitectura Edgard Cruz.

 

En Costa Rica sobresale la labor de un joven arquitecto, Luis Diego Barahona, editor de la colección de libros y de los congresos Líneas, dedicada a arquitectos latinoamericanos, y editor de la revista Habitar durante cierto periodo.

 

En México destacan, en el campo de la historia, Enrique de Anda, que ha publicado una larga de serie de libros sobre la historia de la arquitectura mexicana, como Historia de la arquitectura mexicana (1995). Y la investigadora Louise Noelle, que ha revalorizado la obra de Luis Barragán, Alberto T. Arai y otros autores mexicanos, editando libros sobre su obra y su labor teórica; es autora, entre otros libros, de Arquitectos contemporáneos de México (1989).

 

En el trabajo de la crítica destaca el libro Nueva Arquitectura en América Latina: presente y futuro (1990) de Antonio Toca Fernández. En el terreno del ensayo sobresale Humberto Ricalde, fundador de la revista Trazos (1997). En la investigación sobre la arquitectura mexicana moderna, además del ya citado López Rangel, está todo el trabajo de Juan Ignacio del Cueto, que fue director de la revista Bitácora de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, y que a partir de su tesis doctoral, dedicada al exilio mexicano de los arquitectos españoles, se ha convertido en uno de los mejores especialistas en la obra de Félix Candela, autor de recopilaciones como Aquella primavera creadora… Cascarones de concreto armado en México/That Creative Spring…Reinforced Concrete Shells in México, Facultad de Arquitectura, UNAM, México D.F., 2008. En los últimos años, el crítico con más influencia en México es Miquel Adrià, de origen catalán, que creó en 1997 la revista Arquine y que ha desarrollado un amplio trabajo como arquitecto, crítico y activista cultural.

 

En Perú, además de la aportación a la historia de Pedro Belaúnde Martínez, coautor entre otras obras, de la citada monografía sobre Héctor Velarde, destaca la eclosión de una generación de jóvenes críticos de arquitectura. Entre las aportaciones contemporáneas debemos destacar dos. Por una parte, el libro de Elio Martuccelli, Arquitectura para una ciudad fragmentada (2000), que podemos interpretar como una lectura postmoderna de cuestiones muy similares a las que trató Miró Quesada. Martuccelli interpreta la evolución de la arquitectura peruana en los tres períodos de evolución de la ciudad de Lima: 1920-1945, la inquietud nacional; 1945-1970, el proyecto modernizador, del cual Miró Quesada y la Agrupación Espacio serían los pioneros y defensores; y 1970-1990, el desborde urbano en una ciudad que crece sin bordes, continuamente, cada día. Además, esta condición postmoderna es interpretada a partir de la tensión de diversas antinomias: lo singular y lo repetible, lo integrado y lo autónomo, lo figurativo y lo abstracto, lo particular y lo universal. La visión de Martucelli es muy crítica y se basa en el énfasis en la capacidad creativa de los arquitectos y de los artistas.

 

Y por otra parte, Wiley Ludeña Urquizo (1955), teórico formado en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Ricardo Palma, doctorado en Urbanismo en la Technische Universität de Hamburg, que se mantiene en la línea interpretativa marxista. Ludeña ha escrito numerosos libros y ensayos sumamente críticos. Aquí citaremos tres aportaciones: su ensayo sobre las “Ideas y Arquitectura en el Perú del siglo XX” (1997), su libro Arquitectura. Repensando a Vitruvio y la tradición occidental (2001) y el compendio Lima. Historia y urbanización en cifras. Período 1821-1970. (2004). El primer texto es un repaso sistemático de los escritos de los primeros teóricos de la arquitectura peruana (Velarde, Miró-Quesada, Harth-Terré, etc); uno de los pocos y más valiosos estudios de la evolución de la teoría en Perú. El segundo es un libro muy hábil, en el que el repaso a Los diez libros de arquitectura de Vitrubio le sirve para revisar los conceptos básicos de la arquitectura y construcción, la relación entre teoría y práctica, los mitos originarios de la arquitectura occidental, etc.

 

Todo ello visto desde una posición extremadamente crítica y rigurosa, que le permite reivindicar uno de los primeros tratados peruanos: Primer Nueva Corónica y Buen Gobierno compuesto por don Felipe Guaman Poma de Ayala, Señor y Príncipe, de 1614. El tercero, que responde a su línea de investigación en el terreno de lo social y lo urbano, es un estudio sistemático y abarcante de la evolución de la ciudad de Lima, con abundantes y valiosos documentos y cartografía.

 

Se ha de destacar, por último, a un autor que ha vivido en varios países latinoamericanos, Alberto Sato Kotani, nacido en Argentina, donde se tituló como arquitecto en 1972 en La Plata. Vivió muchos años exiliado en Caracas, desde 1977, donde publicó libros como Sentados en un siglo (1997) y junto a Juan Pedro Posani, la obra colectiva Debates y disquisiciones sobre el anón y el cambur (2000). Actualmente vive en Santiago de Chile, donde es decano de la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño de la Universidad Andrés Bello y ha editado el libro de ensayos Los tiempos del espacio (2010) en Nobuko.