LDB Arquitectura

Conjunto Deportivo Tirrases

Esta obra forma parte de un grupo de siete intervenciones de renovación urbana en el distrito del mismo nombre en Costa Rica y se crearon como un ejemplo para repensar la ciudad desde los sistemas de acupunturas urbanas

Luis Diego Barahona

Fotos: Óscar Abarca y Gustavo Mora

 

Hoy se comprende que “existe el peligro de que vaya desapareciendo el mundo abierto al público y la cultura de lo civil para reinar un planeta hecho de fragmentos aislados, de segregación social” como mencionan Josep María Montaner y Zaida Muxí. Razón por la que hay urgencia por valorar actuaciones

que optimicen recursos financieros y fomenten el desarrollo sostenible en las

urbes.

 

Rem Koolhaas en sus libros S, M, L, XL y Mutations excluye la escala “XS” y cuestiona ¿cómo construir una ciudad? Esta interrogante conlleva a pensar más en la “macroescala”, por lo que, por razones económicas, ecológicas y logísticas actuales, nos cuestionamos ¿cómo construir una ciudad con lo mínimo?

 

Al responder, se incluye la escala “XS” y se favorece la creación de las acupunturas urbanas. Esta actitud recuerda la idea de “hacer más con menos” de Richard Buckminster Fuller y fomenta lo que podríamos denominar un “minimalismo urbano”, al omitir “todo lo que no es esencial”.

 

En Brasil, Luiz Paulo Conde creó Rio-Cidade, programa que incluyó como asesores a Jordi Borja, Oriol Bohigas y Nuno Portas e inició según Roberto Segre las obras de “acupuntura urbana”. Miquel Adrià por su parte, comenta que Conde hizo una “renovación sin precedentes” y que Oriol Bohigas intervino las “metástasis urbanas” con “acupuntura urbana”.

 

Con respecto a esta forma de trabajar la ciudad, Jordi Borja y Zaida Muxí comentan que “la degradación se reduce por medio de estrategias que combinan la apertura de algunos ejes y espacios públicos con acupuntura múltiple en los puntos más críticos”.

 

Es por lo anterior que las “acupunturas urbanas” se plantean interrelacionarlas

entre sí en lo que se propone conocer como Sistemas de Acupunturas Urbanas. Éstos se ubican en la ciudad existente y fomentan el espacio urbano abierto, democrático y operativo. Asimismo, buscan redefinir, regenerar, activar, compactar, focalizar y economizar las actuaciones urbanas.

 

Conjunto Tirrases

 

Éste es un ejemplo de dichos sistemas, se ubica en el cantón de Curridabat, en San José, Costa Rica, un sector de la ciudad que presenta una gran riqueza social, una topografía abrupta que genera amplias visuales, una zona montañosa al sur y un borde fluvial al norte. Los barrios que lo conforman carecen, en varias zonas, de infraestructura y espacios públicos dignos. Es por esto que la Municipalidad de Curridabat y el Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos de Costa Rica (MIVAH) han impulsado la ejecución de estos proyectos.

 

Dentro de estas obras, hay dos zonas con amplia intensidad de uso: una deportiva (en el centro) y otra cultural (al este). A estas se suman actuaciones de espacio público insertas en las zonas densas con vivienda formal e informal.

 

La movilidad se valora como tema prioritario en este conjunto, el cual genera nuevos flujos peatonales y formaliza recorridos establecidos por la comunidad, pero que están en claro deterioro. Las siete intervenciones corresponden a

las siguientes obras: Conjunto Deportivo Tirrases, Centro Comunal de Desarrollo Humano Tirrases, Parada de buses y Microplaza Pinos del Este, Parque Las Mercedes, Parque Ponderosa, Paseo Peatonal Las Mercedes. De éstas, el Centro Deportivo Tirrases lo conforma un gimnasio multiuso y una cancha de fútbol.

 

Los aspectos prioritarios de la intervención urbana se centran en la conectividad de barrios, la creación de nuevos espacios deportivos, aumentar la convergencia social, fortalecer la movilidad y dignificar espacios públicos con gran potencial de influencia en la zona.

 

Gimnasio

 

El programa del gimnasio incluye cancha multiusos (básquet, voleibol, conciertos), gimnasio de pesas, cine público, oficinas, microcomercio, microplaza y pasaje urbano. El espacio es flexible al permitir que la cancha multiuso pueda ser canchas deportivas, ring de boxeo, albergue (en caso de emergencias), cine público, lugar de conciertos, ferias, bailes, etc. Estos se organizan bajo un techo en forma de sierra que se abre al norte para favorecer la iluminación y ventilación, al tiempo que cubre dos edificios de concreto en sus extremos y la cancha multiuso al centro.

 

El volumen norte lo conforman las oficinas y el microcomercio. En el volumen sur se diseñaron los camerinos en planta baja -tanto del gimnasio como de la cancha de fútbol- y un gimnasio público de pesas en la planta alta con abundante iluminación y vista al paisaje.

 

La cancha de básquet de color azul presenta una gradería lateral, la cual surge de una sutil diferencia en los niveles del terreno. Adjunto a la gradería, un nuevo pasaje interno público sirve para acortar las distancias al transitar por esta zona de Tirrases, a la vez que fomenta la convergencia social.

 

La materialidad es en concreto expuesto -donde se prioriza más área y menos

acabados- y estructuras metálicas en columnas y cubierta. Asimismo, la obra se mimetiza con la textura del contexto, el cual incorpora de manera constante.

 

La planta se compone de una cuadrícula de 9 x 12 metros. Los flujos urbanos se incorporan en un pasaje de doble altura. Este se ilumina durante la noche y presenta unas escaleras que permiten ingresar al gimnasio de pesas y al puente peatonal.

 

El gimnasio se concibe como un espacio público abierto, con posibilidad de transitarlo “24/7” y el cual potencia: la pluralidad de usos, la economía de materiales, el disfrute de la luz en el espacio interno, los flujos peatonales y sobre todo, fomenta la convergencia social y el encuentro ciudadano en Tirrases.

 

Cancha de fútbol

 

El proyecto retoma la ubicación de la antigua cancha de fútbol e incorpora una gradería, una acera, dos microplazas y un puente peatonal. La cancha es sintética, la cual dibuja franjas bicolores que dirigen la vista hacia el barrio La

Ponderosa.

 

La topografía se optimiza al colocar la gradería en la diferencia de niveles con la calle adjunta, la cual tiene una capacidad de 200 espectadores, es en concreto expuesto y sirve de muro de contención. Dicho muro genera unas “maceteras urbanas” con árboles de Guachipelín y crea el barandal de la nueva acera que define un nuevo eje de circulación que antes era inexistente.

 

En el centro se planteó un ensanchamiento que sirve de “palco urbano” y da sombra a la gradería. Al sur se optimiza el espacio con una microplaza en un pequeño ensanchamiento topográfico. Asimismo, en la obra se colocan luminarias para ampliar el horario de uso. Por último, una escalera resulta un punto de inflexión donde se visualiza el conjunto deportivo y su contexto. Su descanso funge como “micromirador” que invita a los lugareños a visualizar la riqueza y el crecimiento de su distrito.

Luis Diego Barahona

Domus

Costa Rica

2017

San José

Costa Rica

info@ldbarquitectura.com

(506) 22800670

2020

Esta obra forma parte de un grupo de siete intervenciones de renovación urbana en el distrito del mismo nombre en Costa Rica y se crearon como un ejemplo para repensar la ciudad desde los sistemas de acupunturas urbanas

Luis Diego Barahona

Fotos: Óscar Abarca y Gustavo Mora

 

Hoy se comprende que “existe el peligro de que vaya desapareciendo el mundo abierto al público y la cultura de lo civil para reinar un planeta hecho de fragmentos aislados, de segregación social” como mencionan Josep María Montaner y Zaida Muxí. Razón por la que hay urgencia por valorar actuaciones

que optimicen recursos financieros y fomenten el desarrollo sostenible en las

urbes.

 

Rem Koolhaas en sus libros S, M, L, XL y Mutations excluye la escala “XS” y cuestiona ¿cómo construir una ciudad? Esta interrogante conlleva a pensar más en la “macroescala”, por lo que, por razones económicas, ecológicas y logísticas actuales, nos cuestionamos ¿cómo construir una ciudad con lo mínimo?

 

Al responder, se incluye la escala “XS” y se favorece la creación de las acupunturas urbanas. Esta actitud recuerda la idea de “hacer más con menos” de Richard Buckminster Fuller y fomenta lo que podríamos denominar un “minimalismo urbano”, al omitir “todo lo que no es esencial”.

 

En Brasil, Luiz Paulo Conde creó Rio-Cidade, programa que incluyó como asesores a Jordi Borja, Oriol Bohigas y Nuno Portas e inició según Roberto Segre las obras de “acupuntura urbana”. Miquel Adrià por su parte, comenta que Conde hizo una “renovación sin precedentes” y que Oriol Bohigas intervino las “metástasis urbanas” con “acupuntura urbana”.

 

Con respecto a esta forma de trabajar la ciudad, Jordi Borja y Zaida Muxí comentan que “la degradación se reduce por medio de estrategias que combinan la apertura de algunos ejes y espacios públicos con acupuntura múltiple en los puntos más críticos”.

 

Es por lo anterior que las “acupunturas urbanas” se plantean interrelacionarlas

entre sí en lo que se propone conocer como Sistemas de Acupunturas Urbanas. Éstos se ubican en la ciudad existente y fomentan el espacio urbano abierto, democrático y operativo. Asimismo, buscan redefinir, regenerar, activar, compactar, focalizar y economizar las actuaciones urbanas.

 

Conjunto Tirrases

 

Éste es un ejemplo de dichos sistemas, se ubica en el cantón de Curridabat, en San José, Costa Rica, un sector de la ciudad que presenta una gran riqueza social, una topografía abrupta que genera amplias visuales, una zona montañosa al sur y un borde fluvial al norte. Los barrios que lo conforman carecen, en varias zonas, de infraestructura y espacios públicos dignos. Es por esto que la Municipalidad de Curridabat y el Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos de Costa Rica (MIVAH) han impulsado la ejecución de estos proyectos.

 

Dentro de estas obras, hay dos zonas con amplia intensidad de uso: una deportiva (en el centro) y otra cultural (al este). A estas se suman actuaciones de espacio público insertas en las zonas densas con vivienda formal e informal.

 

La movilidad se valora como tema prioritario en este conjunto, el cual genera nuevos flujos peatonales y formaliza recorridos establecidos por la comunidad, pero que están en claro deterioro. Las siete intervenciones corresponden a

las siguientes obras: Conjunto Deportivo Tirrases, Centro Comunal de Desarrollo Humano Tirrases, Parada de buses y Microplaza Pinos del Este, Parque Las Mercedes, Parque Ponderosa, Paseo Peatonal Las Mercedes. De éstas, el Centro Deportivo Tirrases lo conforma un gimnasio multiuso y una cancha de fútbol.

 

Los aspectos prioritarios de la intervención urbana se centran en la conectividad de barrios, la creación de nuevos espacios deportivos, aumentar la convergencia social, fortalecer la movilidad y dignificar espacios públicos con gran potencial de influencia en la zona.

 

Gimnasio

 

El programa del gimnasio incluye cancha multiusos (básquet, voleibol, conciertos), gimnasio de pesas, cine público, oficinas, microcomercio, microplaza y pasaje urbano. El espacio es flexible al permitir que la cancha multiuso pueda ser canchas deportivas, ring de boxeo, albergue (en caso de emergencias), cine público, lugar de conciertos, ferias, bailes, etc. Estos se organizan bajo un techo en forma de sierra que se abre al norte para favorecer la iluminación y ventilación, al tiempo que cubre dos edificios de concreto en sus extremos y la cancha multiuso al centro.

 

El volumen norte lo conforman las oficinas y el microcomercio. En el volumen sur se diseñaron los camerinos en planta baja -tanto del gimnasio como de la cancha de fútbol- y un gimnasio público de pesas en la planta alta con abundante iluminación y vista al paisaje.

 

La cancha de básquet de color azul presenta una gradería lateral, la cual surge de una sutil diferencia en los niveles del terreno. Adjunto a la gradería, un nuevo pasaje interno público sirve para acortar las distancias al transitar por esta zona de Tirrases, a la vez que fomenta la convergencia social.

 

La materialidad es en concreto expuesto -donde se prioriza más área y menos

acabados- y estructuras metálicas en columnas y cubierta. Asimismo, la obra se mimetiza con la textura del contexto, el cual incorpora de manera constante.

 

La planta se compone de una cuadrícula de 9 x 12 metros. Los flujos urbanos se incorporan en un pasaje de doble altura. Este se ilumina durante la noche y presenta unas escaleras que permiten ingresar al gimnasio de pesas y al puente peatonal.

 

El gimnasio se concibe como un espacio público abierto, con posibilidad de transitarlo “24/7” y el cual potencia: la pluralidad de usos, la economía de materiales, el disfrute de la luz en el espacio interno, los flujos peatonales y sobre todo, fomenta la convergencia social y el encuentro ciudadano en Tirrases.

 

Cancha de fútbol

 

El proyecto retoma la ubicación de la antigua cancha de fútbol e incorpora una gradería, una acera, dos microplazas y un puente peatonal. La cancha es sintética, la cual dibuja franjas bicolores que dirigen la vista hacia el barrio La

Ponderosa.

 

La topografía se optimiza al colocar la gradería en la diferencia de niveles con la calle adjunta, la cual tiene una capacidad de 200 espectadores, es en concreto expuesto y sirve de muro de contención. Dicho muro genera unas “maceteras urbanas” con árboles de Guachipelín y crea el barandal de la nueva acera que define un nuevo eje de circulación que antes era inexistente.

 

En el centro se planteó un ensanchamiento que sirve de “palco urbano” y da sombra a la gradería. Al sur se optimiza el espacio con una microplaza en un pequeño ensanchamiento topográfico. Asimismo, en la obra se colocan luminarias para ampliar el horario de uso. Por último, una escalera resulta un punto de inflexión donde se visualiza el conjunto deportivo y su contexto. Su descanso funge como “micromirador” que invita a los lugareños a visualizar la riqueza y el crecimiento de su distrito.