LDB Arquitectura

Escalante, el barrio de moda de San José de Costa Rica

Zona céntrica, bien comunicada y de mucha actividad comercial, con restaurantes, bares, etc. Da frente a la Avenida 3 cerca de la confluencia con la Avenida Central, eje de la ciudad y que comunica con el Parque de la Sabana.

 

Los datos históricos existentes de barrio Escalante se remontan al siglo XIX, cuando el francés Leonce-Alphonse de Vars migró a Costa Rica y se casó con la costarricense Rita del Castillo, con quien fundó la finca que hoy ocupa gran parte del barrio Escalante, heredada por las siguientes generaciones de hijas, que se casaron con hombres apellidados: Escalante y Robert.

 

En 1866 Isolina de Ivars cedió los terrenos para la construcción del ferrocarril, que alimentaría dos rutas, la del Atlántico y la del Pacífico, por lo que la zona ha sido conocida también como Ambos Mares. En 1891 se completa el edificio de La Aduana, espacio cuyo uso se haya reconvertido actualmente para la organización de diversos actos lúdicos y exposiciones, y uno de los pocos edificios rehabilitados con mucho acierto de San José.

 

La trasformación urbana de San José despega a comienzos del siglo XX, cuando la ciudad estaba poblada por menos de 40.000 habitantes. La construcción de los barrios estuvo muy ligada a la construcción de iglesias, plazas y parques, desarrollando así el sentimiento de comunidad. En 1916 el gobierno da a los vecinos de Escalante una finca donde se construiría la Iglesia de Santa Teresita, inaugurada en la década de 1940. Su potencial existencia fue suficiente para arrancar un extenso proceso de urbanización.

 

En los últimos 60 años Escalante ha experimentado un profundo cambio, de una finca cafetalera escondida en una ciudad incipiente, ha pasado a ser actualmente el barrio de moda de San José.

 

Es un barrio donde han vivido muchos personajes del mundo empresarial y profesional, académicos y políticos, todos ellos con trascendencia en la construcción del país. Ahí vivieron Gonzalo Facio, Yoyo Quirós, Calderón Guardia, Paco Calderón, Fernando Quirós, y Pepe Figueres, este último, hijo de un catalán emigrado, es uno de los presidentes del país más reconocidos y admirados, y que fue quien abolió el ejército de Costa Rica.

 

La primera delineación de las calles de barrio Escalante data de 1929. Una década después se creó la calle 33 o calle de La Luz, centro neurálgico actual del barrio. La iniciativa oficial de urbanización nació a finales de la década de 1930.

 

En los años 40 se construyeron casas para familias adineradas, diseñadas por los arquitectos Teodorico Quirós y Francisco Salazar. Esto se sumó a la edificación de otras residencias donde estaba la finca de la familia Trejos Donaldson, donde hoy se encuentran el Museo Calderón Guardia y el Taller Nacional de Danza y Teatro. La densidad habitacional (cantidad de personas que puede habitar una determinada área) se resolvió con “casas americanas” desarrolladas por la empresa Ehrenberg & Maroto, muchas de las cuales todavía existen. El Barrio Escalante se perfiló como una zona de clase alta, de creciente comercio y numerosas oficinas gubernamentales.

 

En 1964 se inauguró el Parque de Francia, que se convirtió en un significativo punto de encuentro de la comunidad. El comercio ingresó poco a poco durante las siguientes décadas, y en 1980 se creó un centro de idiomas y algunas universidades privadas dentro y cerca del barrio, lo que aumenta sus posibilidades de crecimiento.

 

A finales del siglo XX la mutación de uso del suelo habitacional a comercial tomó fuerza. Los edificios de uso residencial empezaron a reconvertirse en oficinas y locales de negocio. Los restaurantes empezaron a proliferar, especialmente en la calle de La Luz y sus alrededores, donde hoy existen más de 25, varios de ellos reconocidos como los mejores de la ciudad.

 

El actor, director y productor Oscar Castillo, ligado a Escalante más de medio siglo como vecino y empresario, celebra los parecidos entre el barrio Escalante con La Condesa, en México, y otras personalidades también ven en Escalante el típico perfil de un “barrio rosa” como los que existen en otras ciudades del mundo. Esto hace de este barrio, un lugar exclusivo en San José.

 

La creación de la asociación de vecinos Comunidad Escalante, promueve a partir de 2009 un Plan de desarrollo para el barrio a mediano plazo, contemplando soluciones a problemas de seguridad, estética y armonía de forma integral. Oscar Castillo, presidente de la asociación, contempla así la transformación: “cuando el pueblo de un barrio se esconde tras las rejas deja las calles a los maleantes; si la gente se apropia del espacio es al revés”.

 

En 2009 la asociación contrató al arquitecto Luis Diego Barahona para realizar un Plan de renovación del barrio con el fin de consolidar su identidad, fortalecer el espacio público y visibilizar los valores paisajísticos, como el Parque Francia, tres edificios del patrimonio arquitectónico, y varios museos. Diseñado el Plan, la Municipalidad de San José, con Johnny Araya de alcalde, firmó un acuerdo con los vecinos para un Plan Integral de Recuperación para el período 2010-2015.

 

El plan previsto, con financiamiento de la municipalidad, se ha cumplido en un 65%, y la previsión de la alcaldía es proseguir y potenciar la regeneración y renovación de Escalante “con mucha fuerza”, conciliando el componente residencial con el comercial, encontrando un equilibrio entre su mayoritaria zona residencial y su explosivo crecimiento comercial.

 

Escalante es un ejemplo de iniciativa, desarrollo y organización. Se han ido arreglando aceras, se han realizado trabajos de arborización, y se ha mejorado la estructura pública con ampliaciones e iluminación, pero aún falta camino por recorrer. En Escalante se percibe a flor de piel el potencial de un barrio en continua transformación, distinta y hasta contradictoria con el resto de la ciudad, pero con gran aceptación social.

Antoni Faus

COAC Internacional

España

2017

San José

Costa Rica

info@ldbarquitectura.com

(506) 22800670

2020

Zona céntrica, bien comunicada y de mucha actividad comercial, con restaurantes, bares, etc. Da frente a la Avenida 3 cerca de la confluencia con la Avenida Central, eje de la ciudad y que comunica con el Parque de la Sabana.

 

Los datos históricos existentes de barrio Escalante se remontan al siglo XIX, cuando el francés Leonce-Alphonse de Vars migró a Costa Rica y se casó con la costarricense Rita del Castillo, con quien fundó la finca que hoy ocupa gran parte del barrio Escalante, heredada por las siguientes generaciones de hijas, que se casaron con hombres apellidados: Escalante y Robert.

 

En 1866 Isolina de Ivars cedió los terrenos para la construcción del ferrocarril, que alimentaría dos rutas, la del Atlántico y la del Pacífico, por lo que la zona ha sido conocida también como Ambos Mares. En 1891 se completa el edificio de La Aduana, espacio cuyo uso se haya reconvertido actualmente para la organización de diversos actos lúdicos y exposiciones, y uno de los pocos edificios rehabilitados con mucho acierto de San José.

 

La trasformación urbana de San José despega a comienzos del siglo XX, cuando la ciudad estaba poblada por menos de 40.000 habitantes. La construcción de los barrios estuvo muy ligada a la construcción de iglesias, plazas y parques, desarrollando así el sentimiento de comunidad. En 1916 el gobierno da a los vecinos de Escalante una finca donde se construiría la Iglesia de Santa Teresita, inaugurada en la década de 1940. Su potencial existencia fue suficiente para arrancar un extenso proceso de urbanización.

 

En los últimos 60 años Escalante ha experimentado un profundo cambio, de una finca cafetalera escondida en una ciudad incipiente, ha pasado a ser actualmente el barrio de moda de San José.

 

Es un barrio donde han vivido muchos personajes del mundo empresarial y profesional, académicos y políticos, todos ellos con trascendencia en la construcción del país. Ahí vivieron Gonzalo Facio, Yoyo Quirós, Calderón Guardia, Paco Calderón, Fernando Quirós, y Pepe Figueres, este último, hijo de un catalán emigrado, es uno de los presidentes del país más reconocidos y admirados, y que fue quien abolió el ejército de Costa Rica.

 

La primera delineación de las calles de barrio Escalante data de 1929. Una década después se creó la calle 33 o calle de La Luz, centro neurálgico actual del barrio. La iniciativa oficial de urbanización nació a finales de la década de 1930.

 

En los años 40 se construyeron casas para familias adineradas, diseñadas por los arquitectos Teodorico Quirós y Francisco Salazar. Esto se sumó a la edificación de otras residencias donde estaba la finca de la familia Trejos Donaldson, donde hoy se encuentran el Museo Calderón Guardia y el Taller Nacional de Danza y Teatro. La densidad habitacional (cantidad de personas que puede habitar una determinada área) se resolvió con “casas americanas” desarrolladas por la empresa Ehrenberg & Maroto, muchas de las cuales todavía existen. El Barrio Escalante se perfiló como una zona de clase alta, de creciente comercio y numerosas oficinas gubernamentales.

 

En 1964 se inauguró el Parque de Francia, que se convirtió en un significativo punto de encuentro de la comunidad. El comercio ingresó poco a poco durante las siguientes décadas, y en 1980 se creó un centro de idiomas y algunas universidades privadas dentro y cerca del barrio, lo que aumenta sus posibilidades de crecimiento.

 

A finales del siglo XX la mutación de uso del suelo habitacional a comercial tomó fuerza. Los edificios de uso residencial empezaron a reconvertirse en oficinas y locales de negocio. Los restaurantes empezaron a proliferar, especialmente en la calle de La Luz y sus alrededores, donde hoy existen más de 25, varios de ellos reconocidos como los mejores de la ciudad.

 

El actor, director y productor Oscar Castillo, ligado a Escalante más de medio siglo como vecino y empresario, celebra los parecidos entre el barrio Escalante con La Condesa, en México, y otras personalidades también ven en Escalante el típico perfil de un “barrio rosa” como los que existen en otras ciudades del mundo. Esto hace de este barrio, un lugar exclusivo en San José.

 

La creación de la asociación de vecinos Comunidad Escalante, promueve a partir de 2009 un Plan de desarrollo para el barrio a mediano plazo, contemplando soluciones a problemas de seguridad, estética y armonía de forma integral. Oscar Castillo, presidente de la asociación, contempla así la transformación: “cuando el pueblo de un barrio se esconde tras las rejas deja las calles a los maleantes; si la gente se apropia del espacio es al revés”.

 

En 2009 la asociación contrató al arquitecto Luis Diego Barahona para realizar un Plan de renovación del barrio con el fin de consolidar su identidad, fortalecer el espacio público y visibilizar los valores paisajísticos, como el Parque Francia, tres edificios del patrimonio arquitectónico, y varios museos. Diseñado el Plan, la Municipalidad de San José, con Johnny Araya de alcalde, firmó un acuerdo con los vecinos para un Plan Integral de Recuperación para el período 2010-2015.

 

El plan previsto, con financiamiento de la municipalidad, se ha cumplido en un 65%, y la previsión de la alcaldía es proseguir y potenciar la regeneración y renovación de Escalante “con mucha fuerza”, conciliando el componente residencial con el comercial, encontrando un equilibrio entre su mayoritaria zona residencial y su explosivo crecimiento comercial.

 

Escalante es un ejemplo de iniciativa, desarrollo y organización. Se han ido arreglando aceras, se han realizado trabajos de arborización, y se ha mejorado la estructura pública con ampliaciones e iluminación, pero aún falta camino por recorrer. En Escalante se percibe a flor de piel el potencial de un barrio en continua transformación, distinta y hasta contradictoria con el resto de la ciudad, pero con gran aceptación social.