LDB Arquitectura

Costa Rica y la arquitectura prodigiosa de lo verde

Revista: Archivos de Arquitectura Antillana (AAA)

Número: 25

Director / Editor: Gustavo Luis Moré

Coeditor Invitado: Luis Diego Barahona

Consultor de Diseño: Massimo Vignelli

Diseño Gráfico: Noly Navarro

Fotografías: Oscar Abarca, Ricardo Briones, Miriam Calzada

Impresa en: Santo Domingo, República Dominicana

Año: septiembre 2006

 

“Con esta edición de AAA 025 , alcanzamos dos grandes objetivos. El primero, dedicar una sección importante del contenido de AAA a un especial sobre la arquitectura costarricense contemporánea, especial que tuvimos en agenda por varios años. La oportunidad se hizo propicia al conocer el libro de reciente publicación Nuevas Líneas de la Arquitectura Contemporánea Costarricense de la autoría del joven arquitecto Luis Diego Barahona, editor de la revista Líneas, del Colegio de Arquitectos de Costa Rica. Durante nuestra estancia en el X SAL, en Oaxtepec, México, el amigo argentino naturalizado costarricense Jorge Grané nos habló de esta iniciativa, y tuvo la gentileza de servirnos de enlace. A él nuestra gratitud.

 

Este libro de Barahona –quien junto al fotógrafo Oscar Abarca nos ha dado su apoyo solidario como editor asociado- es determinante por varias razones. Claro que evidencia el grado de adelanto de la escena actual en Costa Rica pero sobre todo, demuestra, desde la distancia, la democratización de una práctica cada vez más abierta, más participativa. También refleja la pujanza de la empresa privada como principal motor de la economía local, algo que parece ser común a muchos de los países de la región. Cada vez es menos frecuente encontrar proyectos públicos encabezando la lista de las obras notables. Esta es una noticia si no alarmante, al menos decepcionante, ya que en principio, mucha de la arquitectura histórica de representatividad social ha sido llevada a cabo por las autoridades religiosas, los gobiernos centrales y los ejercicios municipales. Este fenómeno espera por una eventual aproximación académica que le vincule a los hechos socio políticos y económicos que sin lugar a dudas le dan origen.

 

El inventario de obras seleccionadas para la edición de AAA ha sido realizado por varios arquitectos y obedece a intereses programáticos muy diversos. Como se podrá observar, se trata mayormente de proyectos de carácter institucional. Pequeñas y medianas empresas que comisionan sus sedes por medio de transformaciones a instalaciones existentes, o edificios de nueva planta son el caso más frecuente. La vivienda no escapa a las especulaciones formales típicas de una cultura de clima templado que se apropia de materiales industriales y artesanales con igual facilidad para orquestar sus propuestas. La atención al tema del sincretismo ambiental, uno de los flujos de estudio desarrollados por el ejemplar Bruno Stagno en su Instituto de Arquitectura Tropical -y que ha encontrado su aplicación por medio de innumerables proyectos y obras construídas- parece que ha permeado el ambiente de la práctica en general, una apreciación que requeriría del paso del tiempo para ser comprobada cabalmente.

 

Costa Rica acude a la escena internacional con estas propuestas y con este libro. Esperamos que sea un proceso capaz de continuar hasta obtener una densidad conceptual propia. Este país de gente pacífica y trabajadora, entregada al desarrollo integral de su sociedad, así lo merece.” Gustavo Luis Moré.

Luis Diego Barahona

Archivos de Arquitectura Antillana

República Dominicana

2006

 

San José

Costa Rica

info@ldbarquitectura.com

(506) 22800670

2020

Revista: Archivos de Arquitectura Antillana (AAA)

Número: 25

Director / Editor: Gustavo Luis Moré

Coeditor Invitado: Luis Diego Barahona

Consultor de Diseño: Massimo Vignelli

Diseño Gráfico: Noly Navarro

Fotografías: Oscar Abarca, Ricardo Briones, Miriam Calzada

Impresa en: Santo Domingo, República Dominicana

Año: septiembre 2006

 

“Con esta edición de AAA 025 , alcanzamos dos grandes objetivos. El primero, dedicar una sección importante del contenido de AAA a un especial sobre la arquitectura costarricense contemporánea, especial que tuvimos en agenda por varios años. La oportunidad se hizo propicia al conocer el libro de reciente publicación Nuevas Líneas de la Arquitectura Contemporánea Costarricense de la autoría del joven arquitecto Luis Diego Barahona, editor de la revista Líneas, del Colegio de Arquitectos de Costa Rica. Durante nuestra estancia en el X SAL, en Oaxtepec, México, el amigo argentino naturalizado costarricense Jorge Grané nos habló de esta iniciativa, y tuvo la gentileza de servirnos de enlace. A él nuestra gratitud.

 

Este libro de Barahona –quien junto al fotógrafo Oscar Abarca nos ha dado su apoyo solidario como editor asociado- es determinante por varias razones. Claro que evidencia el grado de adelanto de la escena actual en Costa Rica pero sobre todo, demuestra, desde la distancia, la democratización de una práctica cada vez más abierta, más participativa. También refleja la pujanza de la empresa privada como principal motor de la economía local, algo que parece ser común a muchos de los países de la región. Cada vez es menos frecuente encontrar proyectos públicos encabezando la lista de las obras notables. Esta es una noticia si no alarmante, al menos decepcionante, ya que en principio, mucha de la arquitectura histórica de representatividad social ha sido llevada a cabo por las autoridades religiosas, los gobiernos centrales y los ejercicios municipales. Este fenómeno espera por una eventual aproximación académica que le vincule a los hechos socio políticos y económicos que sin lugar a dudas le dan origen.

 

El inventario de obras seleccionadas para la edición de AAA ha sido realizado por varios arquitectos y obedece a intereses programáticos muy diversos. Como se podrá observar, se trata mayormente de proyectos de carácter institucional. Pequeñas y medianas empresas que comisionan sus sedes por medio de transformaciones a instalaciones existentes, o edificios de nueva planta son el caso más frecuente. La vivienda no escapa a las especulaciones formales típicas de una cultura de clima templado que se apropia de materiales industriales y artesanales con igual facilidad para orquestar sus propuestas. La atención al tema del sincretismo ambiental, uno de los flujos de estudio desarrollados por el ejemplar Bruno Stagno en su Instituto de Arquitectura Tropical -y que ha encontrado su aplicación por medio de innumerables proyectos y obras construídas- parece que ha permeado el ambiente de la práctica en general, una apreciación que requeriría del paso del tiempo para ser comprobada cabalmente.

 

Costa Rica acude a la escena internacional con estas propuestas y con este libro. Esperamos que sea un proceso capaz de continuar hasta obtener una densidad conceptual propia. Este país de gente pacífica y trabajadora, entregada al desarrollo integral de su sociedad, así lo merece.” Gustavo Luis Moré.