LDB Arquitectura

Gran respeto por el medio caracteriza a arquitectura tica

Durante los últimos cinco años, el común denominador de la arquitectura contemporánea costarricense es su gran vinculación y respeto por el medio: el paisaje, el clima, el patrimonio y el entorno urbano, social, cultural y económico.

 

Esta es una de las revelaciones que formula el libro Nuevas líneas de la arquitectura contemporánea costarricense, del arquitecto Luis Diego Barahona.

 

La obra muestra en detalle 24 destacados proyectos (10 viviendas y 14 edificios) construidos entre el 2000 y el 2005.

 

El autor afirma que la arquitectura local vivió un boom sin precedentes en estos cinco años.

 

"Esto se ve en la gran cantidad de proyectos existentes, en la proliferación de escuelas de arquitectura y en el espacio que le dedican los medios de comunicación al asunto, entre otros aspectos", explicó el arquitecto Barahona.

 

La arquitectura se adapta. Según Barahona, durante este boom se observó una constante búsqueda de los profesionales de la adaptación de la arquitectura al contexto en que desarrollaron sus proyectos.

 

Por ejemplo, los diseños de los arquitectos Bruno Stagno y Jacqueline Gillet muestran una gran preocupación por el clima y la utilización de elementos como el sol, el viento y la sombra.

 

Por otra parte, se encuentran propuestas como la de Víctor Cañas, quien, con gran poesía, resuelve la adaptación al paisaje de una casa de playa, y la de Jaime Rouillón, quien remodeló un edificio respetando su historia y preservando su estructura original.

 

"Se diseña y se construye con respeto por el contexto. También he notado gran respeto por la escala humana, por el individuo y por el patrimonio", detalló el arquitecto costarricense.

 

Otra línea actual. Barahona también encontró una "nueva línea" -tendencia- de la producción arquitectónica costarricense.

 

Se trata de la evolución de la expresión formal pues las masas arquitectónicas (el contenedor o gran masa construida en un proyecto) se alejan de lo estrafalario y se acercan a lo simple y limpio.

 

Muestra de ello son proyectos como los del arquitecto Rolando Barahona. Uno de ellos, el llamado Santuario habitable, quedó como finalista en la Bienal Iberoamericana de Arquitectura en Lima.

 

Lo que falta. El autor del libro comentó que este panorama plantea retos a los arquitectos; quizá el más urgente sea el de volver habitable algunos sectores de la ciudad.

 

"El 2006 es un año favorable para la ciudad, en especial porque San José fue designada Capital Iberoamericana de la Cultura, y es un buen pretexto para desarrollar proyectos en ella", opinó Barahona.

 

Asimismo, manifestó que la arquitectura costarricense se debe preocupar por la vivienda de la clase media ya que existe una gran explosión de vivienda de altura para clases altas y de proyectos sociales para gente con escasos recursos.

 

"Hay un gran sector descuidado y que se debe atender: la clase media", concluyó.

 

Lectura a lo nuestro

Libro de Barahona

 

Nuevas líneas de la arquitectura contemporánea costarricense es el trabajo de un año del arquitecto Luis Diego Barahona.

 

Este libro repasa 24 proyectos, entre edificios y viviendas. Cada uno de aquellos cuenta con un texto explicativo, fotografías -todas tomadas por Óscar Abarca Cartín- y planos.

 

La obra será presentada el 4 de febrero en el marco del Cuarto Congreso de Arquitectura Líneas, que traerá al país prestigiosos arquitectos extranjeros.

 

Su autor, Luis Diego Barahona (San José, 1978), se graduó en la Universidad Creativa; es fundador y director de la firma Líneas, profesor universitario y colaborador de varias publicaciones y medios.

 

Barahona ha publicado antes cuatro libros de arquitectura, entre ellos Arquitectura contemporánea costarricense (2000), Víctor Cañas/Costa Rica (2002), Isaac Broid/México (2003), Jaime Rouillón/Costa Rica (2004).

 

En Arquitectura contemporánea costarricense mostró las características de la arquitectura costarricense entre 1980 y el 2000.

 

Desde el 2003, dirige Habitar, la revista del Colegio de Arquitectos de Costa

 

Nueva mirada

Título: Nuevas líneas de la arquitectura contemporánea costarricense.

Autor: Luis Diego Barahona.

Páginas: 176.

Particularidades: Textos: español e inglés. tapa dura.

Doriam Díaz

La Nación

Costa Rica

2006

San José

Costa Rica

info@ldbarquitectura.com

(506) 22800670

2020

Durante los últimos cinco años, el común denominador de la arquitectura contemporánea costarricense es su gran vinculación y respeto por el medio: el paisaje, el clima, el patrimonio y el entorno urbano, social, cultural y económico.

 

Esta es una de las revelaciones que formula el libro Nuevas líneas de la arquitectura contemporánea costarricense, del arquitecto Luis Diego Barahona.

 

La obra muestra en detalle 24 destacados proyectos (10 viviendas y 14 edificios) construidos entre el 2000 y el 2005.

 

El autor afirma que la arquitectura local vivió un boom sin precedentes en estos cinco años.

 

"Esto se ve en la gran cantidad de proyectos existentes, en la proliferación de escuelas de arquitectura y en el espacio que le dedican los medios de comunicación al asunto, entre otros aspectos", explicó el arquitecto Barahona.

 

La arquitectura se adapta. Según Barahona, durante este boom se observó una constante búsqueda de los profesionales de la adaptación de la arquitectura al contexto en que desarrollaron sus proyectos.

 

Por ejemplo, los diseños de los arquitectos Bruno Stagno y Jacqueline Gillet muestran una gran preocupación por el clima y la utilización de elementos como el sol, el viento y la sombra.

 

Por otra parte, se encuentran propuestas como la de Víctor Cañas, quien, con gran poesía, resuelve la adaptación al paisaje de una casa de playa, y la de Jaime Rouillón, quien remodeló un edificio respetando su historia y preservando su estructura original.

 

"Se diseña y se construye con respeto por el contexto. También he notado gran respeto por la escala humana, por el individuo y por el patrimonio", detalló el arquitecto costarricense.

 

Otra línea actual. Barahona también encontró una "nueva línea" -tendencia- de la producción arquitectónica costarricense.

 

Se trata de la evolución de la expresión formal pues las masas arquitectónicas (el contenedor o gran masa construida en un proyecto) se alejan de lo estrafalario y se acercan a lo simple y limpio.

 

Muestra de ello son proyectos como los del arquitecto Rolando Barahona. Uno de ellos, el llamado Santuario habitable, quedó como finalista en la Bienal Iberoamericana de Arquitectura en Lima.

 

Lo que falta. El autor del libro comentó que este panorama plantea retos a los arquitectos; quizá el más urgente sea el de volver habitable algunos sectores de la ciudad.

 

"El 2006 es un año favorable para la ciudad, en especial porque San José fue designada Capital Iberoamericana de la Cultura, y es un buen pretexto para desarrollar proyectos en ella", opinó Barahona.

 

Asimismo, manifestó que la arquitectura costarricense se debe preocupar por la vivienda de la clase media ya que existe una gran explosión de vivienda de altura para clases altas y de proyectos sociales para gente con escasos recursos.

 

"Hay un gran sector descuidado y que se debe atender: la clase media", concluyó.

 

Lectura a lo nuestro

Libro de Barahona

 

Nuevas líneas de la arquitectura contemporánea costarricense es el trabajo de un año del arquitecto Luis Diego Barahona.

 

Este libro repasa 24 proyectos, entre edificios y viviendas. Cada uno de aquellos cuenta con un texto explicativo, fotografías -todas tomadas por Óscar Abarca Cartín- y planos.

 

La obra será presentada el 4 de febrero en el marco del Cuarto Congreso de Arquitectura Líneas, que traerá al país prestigiosos arquitectos extranjeros.

 

Su autor, Luis Diego Barahona (San José, 1978), se graduó en la Universidad Creativa; es fundador y director de la firma Líneas, profesor universitario y colaborador de varias publicaciones y medios.

 

Barahona ha publicado antes cuatro libros de arquitectura, entre ellos Arquitectura contemporánea costarricense (2000), Víctor Cañas/Costa Rica (2002), Isaac Broid/México (2003), Jaime Rouillón/Costa Rica (2004).

 

En Arquitectura contemporánea costarricense mostró las características de la arquitectura costarricense entre 1980 y el 2000.

 

Desde el 2003, dirige Habitar, la revista del Colegio de Arquitectos de Costa

 

Nueva mirada

Título: Nuevas líneas de la arquitectura contemporánea costarricense.

Autor: Luis Diego Barahona.

Páginas: 176.

Particularidades: Textos: español e inglés. tapa dura.