Luis Diego Barahona

La Nación / 17.02.08

Proyecto Micrópolis: Escala “X-S”, impacto “X-L”

Un grupo de arquitectos liderados por el costarricense Luis Diego Barahona y el alemán Oliver Schütte aprovechó el espacio de la VIII Bienal de Arquitectura y Desarrollo Urbano, para presentar la visión preliminar de un ambicioso proyecto denominado “Micrópolis”. La estrategia propone una red de construcciones “micro” entrelazadas entre sí para lograr una influencia sólida en la ciudad.

 

Las Torres Petronas en Malasia, el Museo Guggenheim en España, la Estación principal de trenes en Berlín… pareciera que para la arquitectura contemporánea el tamaño sí importa. Pero para los gestores del proyecto “Micrópolis”, lo relevante no son tanto las dimensiones físicas de la obra, sino sus verdaderas repercusiones en el espacio urbano que la alberga.

 

Algo así como arquitectura talla “XS” con influencia tamaño “X-L”. Proyecto ambicioso y asimismo joven, pues fue hasta hace poco más de un año que los arquitectos Luis Diego Barahona (Costa Rica) y Oliver Schütte (Alemania) iniciaron su reflexión en torno a una plataforma para un debate colectivo sobre la ciudad y el bienestar urbano. A ellos se unieron los reconocidos arquitectos

costarricenses Rolando Barahona, Víctor Cañas y Jaime Rouillón, y figuran en la lista de colaboradores potenciales la Universidad de Houston, el Instituto Berlage, la Fundación Bauhaus y Arc-en-Reve.

 

La VIII Bienal de Arquitectura fue el espacio ideal para presentar a la “nueva criatura” en sociedad, con la esperanza de que el número de involucrados sea cada vez mayor. Según Barahona, la estrategia busca revertir el actual patrón fragmentario que caracteriza el diseño de nuestras ciudades latinoamericanas. “Micrópolis es un conjunto de propuestas entrelazadas para generar una ciudad contemporánea; es una nueva capa urbana dentro de una ciudad en pleno desarrollo y evolución”.

 

De este modo, a partir de una red de arquitecturas micro, de intervenciones urbanas que interactúan entre sí, se pretende lograr un impacto real en la colectividad, ya sea local o global. ¿Por qué construir con lo mínimo para alcanzar las máximas repercusiones? “Porque es una adaptación al realismo de lo que se conoce como Tercer Mundo: es rápido, económico y genera un impacto de gran escala en el sitio de intervención. Todo este escenario enriquecerá de manera inmediata el entorno urbano donde se realice la micrópolis con una caja de herramientas y una nueva capa urbana”, afirmó Barahona.

 

Esa caja de herramientas contempla un amplio listado de aspectos y temáticas que la arquitectura contemporánea demuestra como útiles en el desarrollo urbano, por ejemplo: sostenibilidad, estructura, infraestructura, economía, entretenimiento, aspectos sociales e imagen.

 

De acuerdo con Barahona, ya se ha iniciado un proceso de análisis de propuestas para San José con los sectores de la Aduana-CENAC, Estación al Atlántico, Parque de la Paz y Eje de Circunvalación, entre otros.

 

“Micrópolis” se alimenta de varias influencias como la escuela urbana catalana, especialmente de los textos de Josep Maria Montaner y Zaida Muxí. Pero sin duda, una de las principales fue la escuela de pensamiento de OMA (Office of Metropolitan Architecture) y AMO (Investigación interdisciplinaria), con las cuales el arquitecto Oliver Schütte trabaja estrechamente.

 

Fundada en 1975 en Holanda por Rem Koolhaas, OMA es una reconocida sociedad internacional dedicada a la arquitectura contemporánea, urbanismo y análisis cultural con sucursales en Europa (Rotterdam), Norteamérica (Nueva York) y Asia (Pekín). Entre sus principales proyectos destacan el epicentro Prada (Los Ángeles y Nueva York), la Embajada de Holanda en Berlín, el Campus del ITT en Chicago y dos museos Guggenheim en Las Vegas.

 

Por otra parte, AMO es una compañía derivada de OMA, pero dedicada específicamente a la investigación y aplicación de nuevas tecnologías de un modo interdisciplinario. Busca aplicar el pensamiento arquitectónico “en bruto” para aprovechar al máximo el potencial de los recursos contemporáneos en aspectos como organización, identidad y cultura.

 

Ilustraciones

 

1.Un contenedor: elemento inspirador de los kioskos urbanos.

 

2. El techo del kisko sería construido doble, la capa superior se divide en dos para que sirva de elemento de unión entre dos o más kioskos, lo que genera además entradas de luz en el techo. Módulo versátil que resulta funcional y fácil de desplazar de un lugar a otro.

 

3.Kiosko urbano resultante, útil como sitio de reunión, punto de venta o de exhibición, entre otros usos.

 

Para contactar al arquitecto Luis Diego Barahona, puede llamar a los tels.: (506) 219-4933 ó (506) 361-5225, o bien escribir a líneas@ racsa.co.cr

 

Para más información sobre OMA y AMO, puede visitar el sitio web www.oma.nl

Andrea Solano

Estilos y Casas

Costa Rica

2006

LDB Arquitectura

San José

Costa Rica

info@ldbarquitectura.com

(506) 22800670

2020